jueves, 24 de enero de 2019

Escribir sensaciones o sensaciones que te empujan a escribir

Oír el sonido del teclado mientras escucho la música que a mi me gusta, la que me inspira y me hace sentir.

Notar como las palabras empiezan a revolotear en mi cabeza ansiosas por convertirse en mensajes llenos de fuerza. La suficiente al menos como para llegarle a alguien adentro y clavársele hasta sangrar. Esa sensación es simplemente genial. Impulsiva, incontrolable, arolladora. Demoledora.

La sensación de dejarse llevar, de decir todo lo que tienes que decir, de escupir lo que piensas e imaginar cómo lo recibirá el otro en toda su cara. ¡Plash! Ver como la flema le llega a la boca hasta tapársela.

Dios, cómo me pone escribir sensaciones, ¿o más bien son ellas las me empujan a escribir?

Sí, puede que sea una marioneta controlada por las emociones. Por eso me siento tan viva y paradójicamente tan libre, tan yo. Tan capaz de escribir lo que me plazca.

Y al que no le guste que no mire. O mejor dicho, que no lea.





No hay comentarios:

Publicar un comentario