jueves, 17 de enero de 2019

Al borde de un ataque de nervios

Primer post de 2019.

Tenía ganas de escribir algo mío. Hace tiempo que no escribo un post de esos que me salen de muy adentro, con los que antes me desahogaba. Y lo cierto es que hoy he encontrado el momento perfecto para hacerlo porque me siento al borde de un ataque de nervios, en la delgada línea roja, al borde del abismo... ¿Entendéis lo que quiero decir, verdad? Y encima toca arrancar 2019 en La Otra Mirilla. ¡Perfecto!

¿Sabes cuando sientes que estás a punto de explotar? ¿De romper a llorar o de montarle a alguien un pollo sin ton ni son? Pues así es como me siento yo últimamente. Y en cualquier momento gritaré, le pegaré puñetazos a un cojín hasta desplumarlo o le mandaré a alguien a la mierda.

De hecho, este tema me viene muy a cuento. Hace tiempo tenía un amigo que acostumbraba a leer lo que escribía en el blog. Me decía que cuanto peor estaba, sentimentalmente hablando, mejor escribía. Es decir, cuando me dejaban. !Así que le he dado yo tanto a la tecla!, jajaja.

En fin, hoy ya puedo decir que aquel ni era ni es mi amigo, le mandé a la mierda, ¿o él a mí? 🤔 

El año pasado me enteré, tarde obviamente, de que se había casado y había tenido una hija. Así es como en 2018 descubrí que había a quienes yo consideraba amigos, pero ellos a mi no. No sé joder, hay cosas que a los amigos se les cuenta, ¿no? 

Así es como la puta realidad a veces te da un bofetón que "te deja noque", fuera de combate. ¿Pensabas que eras guay, molabas y tenías muchos amigos? Pues no, ya está ahí el puñetazo de realidad para decirte que eres una PRINGADA y que estabas EQUIVOCADA. 

Continuemos, antes de que explote, que será pronto. Lo veo venir 😂

Propósitos para 2019. 


Tengo muchos, y aunque no os lo creáis tengo el firme propósito de cumplirlos aún estando ya a 17 de enero. Todavía no he perdido ni la ilusión ni las ganas de tener un 2019 'chapeau'.

El primero de ellos es un clásico: dejar de fumar. Llevo para ser exactos 16 días, desde que mi amiga Maite decidiera casarse una Nochevieja 😰Tengo la firme intención de haberme fumado mi último cigarrillo el día de su boda.

Otro de mis propósitos es aprender a decir 'NO', que siempre se me ha dado muy mal. No a esa gente jeta, aprovechada, que se te agarra y te chupa toda la energía. No a esa gente que espera sacar algo de ti para luego darte una patada en el trasero. Por desgracia hay mucha gente de esta, puede que hasta los consideres buenos amigos o amigas, se camuflan detrás de una cínica sonrisa. Pero en 2018 he estado practicando este propósito y en 2019 "la pienso petar".

Ya suele decírmelo mi amiga Mónica, que tengo que centrarme en los que están, en los que cuentan, los que suman, los que te quieren de verdad. Cuánta razón tiene y a mí cuánto me cuesta seguir sus sabias palabras.

Y mi tercer y último propósito es VIVIR, pero vivir disfrutando de pequeñas cosas que muchas veces ignoro en mi día a día. Porque solemos no darnos cuenta, pero vamos por la vida con anteojeras y a lo nuestro. ¿Sabéis a lo que me refiero? 

Además, no sé por qué nadie tiene que decirnos lo que está bien o lo que está mal, y cómo debemos vivir nuestras vidas, repletas de estereotipos y carentes de toda magia y espiritualidad.

Yo quiero poder elegir. De hecho este año, voy a tomar dos de las decisiones más importantes seguramente de mi vida, pero ese ya es otro tema, que no viene a cuento.

Suelto amarras. Arrancamos nuevo año, prepárense que prometo darlo todo en el blog. Este propósito se me resistirá, pero 10 años no se cumplen todos los días y hay que seguir haciendo lo que a una le gusta.

Me despido con uno de mis temas favoritos de Queen, ese grupo que está tan de moda y que algunos hemos redescubierto gracias a Bohemian Rhapsody. Si, también soy una CATETA.



Hasta el jueves que viene, fisgones :)




jueves, 29 de noviembre de 2018

Taller floral en Bilbao, aprendiendo a decorar con flores



Tenía muchísimas ganas de hablaros de Floreta y del taller floral que hicimos con Raquel, la persona que está detrás de esta firma de decoración floral, y que ya lleva más de 14 años diseñando y creando cientos de ramos, centros de mesa, decorando decenas de iglesias, carpas, comuniones, pedidas, jardines...

Si os soy sincera nunca había hecho nada que tuviera que ver con la decoración y mucho menos con flores. Obviamente, de pequeña hacía ramos de flores silvestres para mi madre cuando subía al monte con mi padre y en mi casa intento poner las cosas con el mayor gusto posible. Pero más allá de eso, nada de nada. Hasta que me apunté al taller de centros de mesa de Floreta y descubrí un mundo nuevo. Os lo cuento.




El taller comenzó con unas nociones básicas sobre la esponja donde íbamos a preparar cada una nuestro centro floral y sobre cómo alambrar aquellas flores que no tuvieran suficiente tallo, para poder utilizarlas igualmente.

Tengo que decir que todo estaba preparado con muchísimo mimo. Raquel había cogido unos cestos ideales y se había hecho con todo el material necesario: ramas y flores que había recogido de la calle para enseñarnos que es posible hacer un centro floral sin tener que pasar por una floristería o el mercado de las flores de Bilbao, y hasta eucalipto y ramilletes de flores africanas muy exóticas y vistosas.




Después Raquel nos habló un poco sobre las tendencias de arte y decoración floral vigentes y mencionó el nombre de todas las flores que teníamos en nuestras manos. Imposible acordarme, por supuesto.

Rápidamente ejemplificó lo que íbamos a hacer. Se puso a clavar flores, ramas, por aquí por allá... ¡y voilà! Tenía entre sus manos un centro floral precioso que no había tardado en hacer ni más de diez minutos.




Había llegado nuestro turno. Primero cortamos y limpiamos los tallos. Raquel iba ayudándonos en todo lo que podía, dándonos algunas nociones y consejos, pero lo cierto es que nos dejaba mucho a nuestro aire. Creatividad al poder.

El taller rebosaba luz y color, era maravilloso ver tantas flores repartidas por la mesa, el suelo repleto de los restos que dejábamos a medida que íbamos cortando, clavando y perfeccionando nuestras pequeñas obras de arte como buenas principiantas.

Algunas habíamos decidido que regalaríamos el centro, pero lo cierto es que cuando vimos terminada nuestra obra, fue inevitable dudar por un momento y querer llevárnoslo a casa. Aquellos centros eran preciosos, la materia prima nos lo había puesto muy fácil con la ayuda de Raquel.

Ahora puedo decir que entre mis amigas tengo auténticas artistas de la decoración floral y que pronto espero repetir, pero esta vez para hacer una corona de Navidad.

..........................


Raquel dándonos las primeras lecciones.





Las artistas con las que hice el taller floral y que no podían faltar en este post. Os las presento:

Itsaso



María



Elvira



Mónica



Argi




El resultado. Mi centro floral que fue a parar a manos de mi tía Itziar por su cumpleaños.


martes, 20 de noviembre de 2018

Tenemos que vernos más, la campaña de Ruavieja de 2018

¿Cuántas veces le has dicho a un amigo o amiga eso de "tenemos que vernos más"? Seguro que unas cuantas, a mi me pasa igual. Pues Ruavieja ha lanzado una campaña que te dará que pensar.

Sí, el anuncio está bien, pero ya la herramienta que calcula cuántos tiempo pasarás con la gente que te importa, conseguirá darte un vuelco al corazón. ¿4 meses, 1 año?, ¿en serio?

Os dejo el spot, a ver qué os parece. Y gracias a mi amiga Patricia, que ayer compartió el vídeo en un grupo de WhatsApp, donde nadie le hizo ni puto caso (así somos). Sin ella no habría publicado este post.

 

jueves, 25 de octubre de 2018

Las animaciones comestibles de Fran solo

Tenía muchas ganas de hablaros de Fran Solo. Mi amiga Laura me habló de él y de su cuenta de Instagram. No tardé mucho en seguirle y desde entonces me lo paso pipa con sus creaciones.

Fran Solo anima todo tipo de alimentos de una manera encantadora y divertida: con un par de ojos, unos bracitos y una boca es capaz de convertirlos en amigables personajes capaces de despertar la simpatía de cualquiera. Por no hablar de la singular voz que les añade. Imposible no sonreír.

En este post he recopilado algunas de sus animaciones o GIFS, pero como os decía en su perfil de Instagram podéis ver más material y empezar a seguirle para estar al tanto de sus creaciones. ¡Espero que os guste tanto como a mi!
¡Ah! Y gracias a mi amiga laura, que es un sol, por presentarme a este artista con tanto arte.












jueves, 18 de octubre de 2018

Visarute Angkatavanich y sus fotografías de peces luchadores siameses


Probablemente se os haya quedado la misma cara que a mi al leer "peces luchadores siameses", también conocidos como Peces Betta. No hay mucho misterio, la verdad. Se trata de una especie de pez de agua dulce de la familia de los laberíntidos, y es nativa del Sudeste Asiático, sobre todo de Tailandia y Camboya.

Eso sí, son preciosos. Coloridos y elegantes, se podría decir que hasta majestuosos. Pues bien, el fotógrafo tailandés Visarute Angkatavanich se dedica a retratarlos a captar mágicos e hipnóticos momentos de estos impresionantes peces en movimiento.

Os dejo una breve selección de la obra de este fotógrafo.







jueves, 11 de octubre de 2018

Sonnenglas, la lámpara ecofriendly hecha a mano en Sudáfrica

Escribir este post me hace especialmente feliz porque es sobre uno de mis regalos de cumpleaños y a la vez sobre uno de esos proyectos solidarios que a mi tanto me gustan. Se trata de la lámpara ecofriendly Sonnenglas.

Además, esta semana estoy doblemente feliz. Uno de los motivos, como bien sabéis, es porque es mi cumpleaños y la otra razón es que esta semana La Otra Mirilla también cumple años, nada más y nada menos que 10 añazos. 

Para celebrarlo, he decidido sortear una de estas lámparas en Facebook. Pero antes tendré que hablaros de este precioso proyecto para que queráis participar ;) 


Sonnenglas es la lámpara más original que haya visto jamás. Un producto de comercio justo con carácter propio.

En primer lugar es un producto sostenible de tecnología sudafricana. Ahorra energía y es divertida y respetuosa con el medio ambiente. 

Se trata de un tarro solar que almacena energía durante el día y libera luz de noche. Es una forma original, fácil y funcional de aportar nuestro granito de arena al medio ambiente. 

Contiene cuatro leds que funcionan con la energía solar que captan las células fotovoltaicas de la tapa. Una vez cargada con la luz directa del sol, la batería proporciona hasta 12 horas de luz.





En principio, fue concebida para personas que viven en zonas donde no llega la electricidad, pero se ha terminado convirtiendo en un verdadero artículo de culto.

La producción de la Sonnenglas ya ha dado trabajo a más de 50 personas desempleadas procedentes de los barrios marginales de Alexandra y Soweto. Está hecha a mano, garantía máxima de calidad y durabilidad. 


Y en segundo lugar, es personalizable. Puedes llenar el tarro con lo que quieras: arena, conchas... El único límite lo pone tu imaginación. En estas fotos que he seleccionado de su perfil en Instagram podréis encontrar inspiración.


Y ahora sí, os dejo disfrutando de la calidez de la Sonnenglas. Muy pronto el sorteo en Facebook ;)










lunes, 8 de octubre de 2018

Desayunos sorpresa a domicilio en Bizkaia

Aunque mi cumpleaños no es hasta este miércoles, no he podido resistirme a contaros lo que me hicieron mis amigas Patri, Iraide y Nerea, y sus parejas, Mikel, Tristán y Óscar, este pasado sábado, día en el que celebré mi cumpleaños. 

A eso de las nueve de la mañana tocaron al timbre: "¿Quién será a estas horas?", grité desde la cama. Para mi sorpresa era una mujer encantadora con una bandeja ideal en las manos. "¡Zorionak Patri! Que lo disfrutes", me dijo. Aquello era mi desayuno. ¿En serio?, flipé.


La artista que había preparado mi desayuno sorpresa a domicilio es Nora, la misma mujer encantadora que me lo entregó y la persona que está detrás del estudio de diseño y decoración de eventos La Belle Place.


El desayuno estaba en una bandeja de madera roja, cuidando hasta el mínimo detalle, y acompañado de un ramo de flores.


Zumo de naranja natural, café, pan tumaca (con lo que me gusta), dos enormes galletas con trocitos de chocolate y una mini tarta deliciosa. Tengo que reconocer que el jamón estaba delicioso, ¡todo lo estaba!


Mi chico, Gaizka, se sintió tan afortunado como yo. De rebote él también disfrutó del pedazo de desayuno. "Con amigas así da gusto", me decía. ¡Vaya morro que tiene! 


No pudimos acabárnoslo todo, hoy seguía saboreando la mini tarta de chocolate. Por favor, que no se acabe nunca.


Y por último, esta fue la nota que acompañaba mi desayuno sorpresa. Jamás podré expresar lo afortunada que me siento. Tengo la gente más bonita que se puede desear a mi lado y cada año que pasa tengo que celebrarlo, claro que sí, porque siguen ahí haciéndome sonreír y sorprendiéndome. Ojalá que nunca me falten. 

Os quiero, chicas.