jueves, 7 de febrero de 2019

¡Sonríe, joder!

Me encanta Alice Merton y de entre todos sus singles hoy me quedo con 'Why so serious'. Porque es la verdad, ¿por qué vamos tan serios por la vida? No puedo evitar pensar que somos un auténtico coñazo.

Os voy a revelar un secreto. A veces voy por la calle y me propongo sonreír sin motivo. Creo que tal vez me sienta más feliz y contenta simplemente por el hecho de hacerlo. Pero lo cierto es que cuando sonrío sin motivo siento que la gente me mira. Es como si apareciera el clásico bocadillo de pensamiento de un cómic y pudiera leer "ésta es gilipollas, por qué coño sonríe".

Entonces me doy cuenta de que las emociones efectivamente son contagiosas. Tal vez por eso vamos todos tan serios por la vida, porque pensamos que nos mirarán raro o que parecerá que estamos tarados.

Pero puede que si sonriéramos más, sin necesitar un motivo, la gente igualmente se contagiaría de esa alegría como de la aburrida seriedad. ¿Suena demasiado utópico? ¡Da igual! Hagamos hoy mismo la prueba y me cuentas cómo ha ido ;)


jueves, 31 de enero de 2019

2 Marcas de moda que molan


Zocco Handmade
Un proyecto cuyo objetivo, en líneas generales, es el empoderamiento de la mujer en Marruecos e India. ¿Cómo lo hacen? Básicamente apoyan a las mujeres a través de empleo, formación y un espacio en el que compartir tiempo unas con otras.

Además, despiertan conciencia sobre la importancia de saber quién está detrás de los productos que compramos, nuestras decisiones de compra y sus consecuencias.

Y por último, ayudan a preservar las técnicas tradicionales de distintas culturas, llevando su potencial a nuevos diseños y productos, como esta mochila.

Entra en su tienda online y echa un ojo ;)




Hinia

Cada vez que un producto HINIA es comprado, una persona que lo necesita es ayudada. Ella por ejemplo es María:

 

Hace un par de años di con esta marca y pronto tenía en casa mis zapatillas Hinia, preciosas y cómodas. Me las puse un verano hasta destrozarlas. 

No tardé en regalárselas a mi amiga Maider por su cumpleaños; para ella elegí unas muy coloridas y alegres. Le encantaron y el proyecto más aún. A Mai le van "las cosas originales y diferentes". 

Aquel mismo verano me terminaría contando que las había visto más baratas en un mercadillo en Levante. Y le dije, puede ser, pero comprando en Hinia sabemos que de alguna manera estamos contribuyendo a un mundo mejor.

Lo sigo creyendo.



jueves, 24 de enero de 2019

Escribir sensaciones o sensaciones que te empujan a escribir

Oír el sonido del teclado mientras escucho la música que a mi me gusta, la que me inspira y me hace sentir.

Notar como las palabras empiezan a revolotear en mi cabeza ansiosas por convertirse en mensajes llenos de fuerza. La suficiente al menos como para llegarle a alguien adentro y clavársele hasta sangrar. Esa sensación es simplemente genial. Impulsiva, incontrolable, arolladora. Demoledora.

La sensación de dejarse llevar, de decir todo lo que tienes que decir, de escupir lo que piensas e imaginar cómo lo recibirá el otro en toda su cara. ¡Plash! Ver como la flema le llega a la boca hasta tapársela.

Dios, cómo me pone escribir sensaciones, ¿o más bien son ellas las me empujan a escribir?

Sí, puede que sea una marioneta controlada por las emociones. Por eso me siento tan viva y paradójicamente tan libre, tan yo. Tan capaz de escribir lo que me plazca.

Y al que no le guste que no mire. O mejor dicho, que no lea.





jueves, 17 de enero de 2019

Al borde de un ataque de nervios

Primer post de 2019.

Tenía ganas de escribir algo mío. Hace tiempo que no escribo un post de esos que me salen de muy adentro, con los que antes me desahogaba. Y lo cierto es que hoy he encontrado el momento perfecto para hacerlo porque me siento al borde de un ataque de nervios, en la delgada línea roja, al borde del abismo... ¿Entendéis lo que quiero decir, verdad? Y encima toca arrancar 2019 en La Otra Mirilla. ¡Perfecto!

¿Sabes cuando sientes que estás a punto de explotar? ¿De romper a llorar o de montarle a alguien un pollo sin ton ni son? Pues así es como me siento yo últimamente. Y en cualquier momento gritaré, le pegaré puñetazos a un cojín hasta desplumarlo o le mandaré a alguien a la mierda.

De hecho, este tema me viene muy a cuento. Hace tiempo tenía un amigo que acostumbraba a leer lo que escribía en el blog. Me decía que cuanto peor estaba, sentimentalmente hablando, mejor escribía. Es decir, cuando me dejaban. !Así que le he dado yo tanto a la tecla!, jajaja.

En fin, hoy ya puedo decir que aquel ni era ni es mi amigo, le mandé a la mierda, ¿o él a mí? 🤔 

El año pasado me enteré, tarde obviamente, de que se había casado y había tenido una hija. Así es como en 2018 descubrí que había a quienes yo consideraba amigos, pero ellos a mi no. No sé joder, hay cosas que a los amigos se les cuenta, ¿no? 

Así es como la puta realidad a veces te da un bofetón que "te deja noque", fuera de combate. ¿Pensabas que eras guay, molabas y tenías muchos amigos? Pues no, ya está ahí el puñetazo de realidad para decirte que eres una PRINGADA y que estabas EQUIVOCADA. 

Continuemos, antes de que explote, que será pronto. Lo veo venir 😂

Propósitos para 2019. 


Tengo muchos, y aunque no os lo creáis tengo el firme propósito de cumplirlos aún estando ya a 17 de enero. Todavía no he perdido ni la ilusión ni las ganas de tener un 2019 'chapeau'.

El primero de ellos es un clásico: dejar de fumar. Llevo para ser exactos 16 días, desde que mi amiga Maite decidiera casarse una Nochevieja 😰Tengo la firme intención de haberme fumado mi último cigarrillo el día de su boda.

Otro de mis propósitos es aprender a decir 'NO', que siempre se me ha dado muy mal. No a esa gente jeta, aprovechada, que se te agarra y te chupa toda la energía. No a esa gente que espera sacar algo de ti para luego darte una patada en el trasero. Por desgracia hay mucha gente de esta, puede que hasta los consideres buenos amigos o amigas, se camuflan detrás de una cínica sonrisa. Pero en 2018 he estado practicando este propósito y en 2019 "la pienso petar".

Ya suele decírmelo mi amiga Mónica, que tengo que centrarme en los que están, en los que cuentan, los que suman, los que te quieren de verdad. Cuánta razón tiene y a mí cuánto me cuesta seguir sus sabias palabras.

Y mi tercer y último propósito es VIVIR, pero vivir disfrutando de pequeñas cosas que muchas veces ignoro en mi día a día. Porque solemos no darnos cuenta, pero vamos por la vida con anteojeras y a lo nuestro. ¿Sabéis a lo que me refiero? 

Además, no sé por qué nadie tiene que decirnos lo que está bien o lo que está mal, y cómo debemos vivir nuestras vidas, repletas de estereotipos y carentes de toda magia y espiritualidad.

Yo quiero poder elegir. De hecho este año, voy a tomar dos de las decisiones más importantes seguramente de mi vida, pero ese ya es otro tema, que no viene a cuento.

Suelto amarras. Arrancamos nuevo año, prepárense que prometo darlo todo en el blog. Este propósito se me resistirá, pero 10 años no se cumplen todos los días y hay que seguir haciendo lo que a una le gusta.

Me despido con uno de mis temas favoritos de Queen, ese grupo que está tan de moda y que algunos hemos redescubierto gracias a Bohemian Rhapsody. Si, también soy una CATETA.



Hasta el jueves que viene, fisgones :)