viernes, 13 de noviembre de 2015

Un otoño sin Berlín



Ayer tuve el placer de asistir al preestreno de la película "Un otoño sin Berlín". Ya sabéis que me encanta contaros cosas nuevas y hablaros de proyectos, trabajos e iniciativas que me gustan, me inspiran o conmueven. 

Es el caso, por supuesto, de esta película de Lara Izagirre que verá la luz en las salas de cine un día como hoy, un viernes 13 que no podrá ensombrecer un trabajo bien hecho con mucho talento e ilusión.

No pienso haceros spoiler, lo que pretendo no es otra cosa que os animéis a ver el largometraje, la ópera prima no sólo de Lara, si no también de muchos de los que hacen posible "Un otoño sin Berlín"

Os preguntaréis por qué os recomiendo una película de cine independiente que apunta maneras, para todos aquellos que preferís ver antes "Mi gran noche" o la última de 007, de ser un auténtico tostón. Es muy sencillo. Cada vez que veo un trabajo como este (no necesariamente cinematográfico), cuando alguien se estrena como artista sea en el ámbito que sea, o se pega codazos para abrirse un hueco en la tan complicada industria de la cultura... Anhelo que sea tan tan tan bueno, que me haga darme cuenta de que, efectivamente, el dinero no lo mueve todo, y que con trabajo, constancia y talento, obras como esta son posibles. En resumidas cuentas, da gustazo apoyar a esta gente y encima disfrutar con su trabajo.

En cuanto a la película, me gustaría tomar prestadas unas palabras de elPeriodico.com y que creo que definen muy bien la esencia de la película: "Todo es entre extraño y exagerado, algo solemne y monocorde, sin que acaben de entenderse bien las razones de nadie, pero con logrados momentos que van de lo frágil a lo intenso". También me gustaría mencionar la fantástica interpretación de Irene Escolar y Tamar Novas, repleta de pasión, misterio y emoción. Sin perder de vista la fuerza del guión o la magia de la trama, que consigue despertar la simpatía del espectador. Como diseñadora no me quedo sin dedicarle una palabra al cartel: cautivador.

Llegados a este punto, mi único "pero". Si eres muy nervioso o inquieto, si te van las pelis de acción, te recomiendo un trankimazin para llevar mejor las escenas largas, "Un Otoño sin Berlín" se deleita en los detalles, la contemplación y el sentir de sus actores.

En fin... Enhorabuena a todo el equipazo y eskerrik asko a Leire por darnos la oportunidad a mi chico y a mí de asistir al preestreno ;)

1 comentario:

  1. Gracias a ti Patricia!! Qué ilusión que hayas escrito este post. No nos lo esperábamos!!! Y sobre todo, qué alegría que te haya gustado y emocionado, es lo que todos nosotros buscamos. Un fuerte abrazo de parte de todo el equipo.

    ResponderEliminar