lunes, 30 de noviembre de 2015

Bilbao Experience II parte: Bilbao con los 5 sentidos...


Tal y como os prometí, aquí llega la segunda parte del post que realice con dos de mis fisgones favoritos, Gaizka y Asier. Sólo que en esta ocasión ya no será en formato entrevista (Leer parte I). 

Un segundo capítulo de Bilbao Centro Blogger Experience para hablaros de lo que hace de un lugar una gran ciudad. Y para ello vamos a utilizar los cinco sentidos. Vamos allá.



La segunda jornada amaneció con olor a bollería recién hecha. Ya sabéis a lo que me refiero... A ese aroma que inunda todos tus sentidos, no sólo el del olfato. Jose Manuel se encargó bien de ello ofreciendo a mis fisgones un suculento desayuno en compañía de otros bloggers;  una labor que lleva haciendo junto a su mujer, Elena Morán, desde 1989 y que no es otra que la de emborracharnos a todos los transeúntes con la fragancia de pasteles, bollos y barras de pan, entre muchos otros pecados para el olfato. Embriagador.


La siguiente delicia de la ciudad está relacionada con el oído, y aunque bien podría tratarse de un concierto del BBK Live, se trata del Gran Casino Bilbao. Su hermetismo, puede que hasta todos esos tabúes que existen y de los que les hablaba a mis fisgones una crupier con la que entablaron conversación, nos impidan hacernos una idea de cómo suena un casino. Todas esas máquinas desbordantes de luz, tintineando: "premio, premio...", o ese grito al unísono de un deseado e inquietante "¡Bingo!, seguido de una sugerente voz femenina: "Bingo, han cantado Bingo". 

Esta fue precisamente la guinda de la experiencia de mis colaboradores, donde Asier se hizo con 30€ y que luego tuvo que compartir con Gaizka y la blogger siciliana, autora del blog de tallas grandes, por un pacto previamente realizado. Resulta que a la entrada del casino les dieron a cada uno 10€ para gastar en el adictivo juego de la fortuna y fue en ese preciso instante cuando decidieron repartir lo que se pudiera ganar.


La belleza de una ciudad impacta sobre todo por la vista; es un sentido a través del cual uno se enamora, ya sea de una persona o un lugar, ¿o no es así? Y de enamorar se encargan precisamente proyectos como Matxi, una tienda de la que ya os hablamos en su día (leer post). Un rincón que invita a perderse en el trabajo de dos costureras de piel y joya. El arte no se encuentra sólo entre las paredes de un museo; en Matxi puedes encontrar joyas, arte, cosmética, moda y complementos.


Si a algo sabe últimamente Bilbao es precisamente a LA SALVE, ya sea por el evento Red Bull Cliff Diving celebrado en el Puente de La Salve o por la cerveza que comienza a lucir en la barra de cualquier buen bar que se precie. 

Una bebida que nació en 1886 y que ha despertado recientemente para ser la cerveza de Bilbao. Iker Merchán, de LA SALVE,  mostró a los asistentes del #BilbaoCentroExperience, entre ellos mis fisgones, la forma en que una marca centenaria ha sabido aliarse a las herramientas digitales actuales para lograr ser una referencia local apenas un año después de su reaparición en el mercado.


Y el quinto sentido que nos permite disfrutar de una ciudad y que termina por hacerla grande, como lo es Bilbao, no es otro que el tacto, es decir, sus gentes. Aquellas personas que hacen posible proyectos como los que he contado o que sacan adelante pequeños comercios como de los que he hablado. 

Y no menos importante, más si cabe en este caso en particular, el calor de todos los bloggers que participaron en la Bilbao Centro Experience. El calor, las sinergias, las nuevas amistades que surgen de pasiones como el blogging y los nuevos seguidores que se cosechan en ciudades tan fructíferas como lo es Bilbao.



No hay comentarios:

Publicar un comentario