viernes, 15 de mayo de 2015

Emily McDowell



Hace algo más de 12 años, puede que mi percepción del mundo cambiase sin darme cuenta. Una de mis primas "favoritas", de esas con las que mantienes mucha relación, enfermó de cáncer. Poco después lo hizo mi padre y durante los siguientes años a otras tantas personas que conozco les diagnosticaron la enfermedad que ha terminado por convertirse en la plaga de nuestro siglo.

Con el tiempo, me dí cuenta de que el cáncer es una enfermedad que la padece, no sólo la persona que tiene células cancerígenas, si no todas las personas del entorno lo suficientemente implicadas como para sufrir o experimentar una ligera parte del dolor de la otra persona. 

Así que este año decidí hacerme voluntaria de la asociación ASPANOVAS y acudir al hospital a jugar con niños enfermos de cáncer. Cuando te dicen que este tipo de experiencias te cambian, no les falta razón, por muy breves que sean. Son lecciones de vida que te plantan en otro ángulo o perspectiva y que te aportan más a ti de lo que tú puedes llegar a ofrecer como voluntario. Siempre merecen la pena y la única traba eres tú: las cábalas que te puedas hacer sobre lo duro o no que puede resultar. Estamos preparados para muchas más cosas de las que creemos, aunque puede que el cáncer todavía no sea una de ellas.

Por eso, cuando hoy he visto en "Mis gafas de pasta ya no están de moda" el trabajo de Emily McDowell me he puesto manos a la obra para publicar este post. 

Emily es una diseñadora que sobrevivió al cáncer y que después de una larga etapa de lucha quiso diseñar las tarjetas de regalo que le habría gustado recibir en el hospital. Esas palabritas que no encontramos y que podrían animar a la otra persona.

Yo con la que me quedo es la primera de todas las que publico en esta entrada, porque hay momentos en los que no tienes ni puta idea de qué hacer o decir para aliviar el dolor de la otra persona. El silencio a veces nos resulta incómodo, porque nos aterra escuchar las cosas que no se expresan con palabras.









No hay comentarios:

Publicar un comentario