martes, 26 de mayo de 2015

Berta Bittersweet, más que soul puro flow

Cuando era cría iba al colegio con una chica que se llamaba Berta. Puedo decir que desde niña ya apuntaba maneras. Imitaba a la prodigiosa Marisol con mucho arte, como no podía ser de otra forma, y movía la mandíbula como lo hacía ella al son de "corre, corre caballito". ¡Qué tiempos aquellos! Recuerdo que le hacíamos corro y la jaleábamos para que nos cantase algo. Hasta las profesoras admiraban su voz y reconocían en ella un indiscutible talento. 



Eramos muy amigas, digna de asistir a mi primera comunión. Recuerdo que ese día bailamos bajo una pérgola que tenía el restaurante donde tuvo lugar la celebración y que por algún San Valentín nos hicimos algún regalo ñoño para reafirmar nuestra amistad, que por aquel entonces, por supuesto, duraría toda la vida. Ya sabéis... Cosas de niñas, pero que nuestras profesoras no tardaron en tachar de peligroso y mi tutora académica, perteneciente al Opus Dei, no dudó en alertar a mi madre por una posible inclinación sexual "¡desacertada y escandalosa!". Ahora desde luego me parto a carcajada limpia.



En secundaria, Berta cambió de colegio y perdimos el contacto. No obstante, durante un tiempo supe algo de su vida, ya que nuestros padres tenían amigos en común. Era sin duda una chica guapa, con talento y algo especial que la hacía diferente. No todo era, por el contrario, coser y cantar (nunca mejor dicho). Siendo todavía una adolescente le diagnosticaron una enfermedad contra la que luchó y de la que salió seguramente más fortalecida. Podría decirse que fue un pájaro herido que jamás renunció a volar, y al parecer llego a hacerlo más alto de lo que se esperaba. Ahora, desde su experiencia y trabajo personal, os anima a vosotros a no renunciar a vuestros sueños; así ha querido que os lo traslade.






Recientemente, gracias a las redes sociales dí con mi amiga de la infancia y... ¡Voilà! Es toda una artistaza que se hace llamar Berta Bittersweet y se define como cantante de Bilbao, amante de la música y soñadora incansable. Ya os podéis hacer una idea de la ilusión que te hacen estos encontronazos sin necesidad de pasar por el programa "Hay una cosa que te quiero decir" :)

Pronto la empecé a seguir a través de Facebook, Twitter y YouTube. Su estilo distaba mucho de lo que yo recordaba. Ahora más maduro, definido y potente: Soul, Rap y R&B  son los géneros que defiende. Aunque si yo tuviera que quedarme con algo, sería con todo ese flow que desprende y sigue conquistando corazones como el mío. Combinando, por supuesto, elementos del gospel, rhythm y blues.





Desde 2011 está entregada a interpretar y grabar tanto temas propios como versionados. Ahora parece que ha llegado su momento y se encuentra enfrascada en un proyecto propio: la grabación de su primer disco, SweeterBeat. Pero para ello necesita una aportación económica que está buscando a través de VerkamiPlataforma  a través de la cuál puedes realizar tu aportación y recibir una recompensa como un CD firmado o asistir a un concierto privado especial. 

Como no podía ser de otra manera, yo ya he puesto mi granito de arena y os pido ahora a todos mis fisgones a que ayudéis a esta luchadora a hacer su sueño realidad pinchando aquí.

De antemano y de parte de las dos, gracias ;)



A continuación os dejó algunos de sus vídeos. Espero que os guste, como siempre, tanto como a mi.









No hay comentarios:

Publicar un comentario