viernes, 5 de septiembre de 2014

Palabras


Es curioso el poder que tienen las palabras. El poder que puede llegar a tener un blog sobre las tendencias, ideologías, acontecimientos, sobre un triste local o un personaje... Y lo que es más importante, sobre las personas. 

Recuerdo alguien con quien compartí algunos años de mi vida, a quien le pudo "molestar" algún que otro post que escribí hace años. Recuerdo también como los ha habido, pequeños y grandes romances, que pensaban que si escribía sobre ellos en LOM era buena señal... Qué equivocados estaban.

A veces escribir sobre amores y, por supuesto, desamores, le sana a un@ el alma. Es una medicina curativa que permite sacarlo todo y dejarlo ahí, en la blogosfera. Esperando tal vez a que alguien que esté sintiendo lo mismo que tú lo lea y diga: "Coño, eso es precisamente lo que me ocurre a mi". Es especial (no encuentro otra manera de describirlo) verse reflejado en las palabras de otro, sentirlas como propias y asimilarlas. Es una especie de compartir extraño que le sutura a uno las heridas. Si por ejemplo entras en Pinterest y buscas imágenes bajo el término 'desamor' encontrarás infinidad de citas que harás tuyas y sentirás aún más propias. Te sentirás ¿menos sólo? ¿menos incomprendido? ¿más común? Puede.

Ayer mismo, por ejemplo, intercambié varios WhatsApp con un amigo que está en Sudáfrica y me recordó la importancia de las palabras, de cómo algunos mensajes en el momento oportuno pueden cambiarte el día o tal vez la vida, quién sabe. Y recordé el día en que falleció mi padre. Un amigo se acercó en el funeral y con cariño me susurró: "Hoy no será el peor día, pero siempre podrás contar conmigo". ¡Madre mía! Cuánta razón tenía. Lo veis... Palabras, palabras que te marcan y se quedan grabadas, esas son las más maravillosas cicatrices que existen, grabadas a fuego, o a voces.

Pues bien, yo utilizo este blog día tras día desde hace seis años (se dice pronto) para curar mis heridas, para aliviar mis pensamientos, para gritarle a la blogosfera lo feliz o triste que me siento. Para lanzar mensajes subliminales que mascullan un "vete a la mierda" o suplican un "échale huevos y hazlo". Y me encanta. Escribir cositas y leerlas una vez curadas. Me siento mejor, más sana, más libre, más vuestra.

A mi me ayuda. Espero que a vosotros también ;)

3 comentarios:

  1. ¡Claro que nos ayuda bella! ;) Más de una vez te he comentado que a veces, cuando dudo, me siento sola,fuera de lugar, me meto en laotramirilla y siempre encuentro sin saber lo que buscaba, justo eso, lo que necesitaba, algún post que me emociona, algún mensaje que me alegra... Compartir es fantástico; cuándo comparto algo bueno, ¡crece!, y cuando es algo triste, siento como de alguna manera pierde fuerza...

    ResponderEliminar
  2. Cuanto en común !! Me encanta que la vida me haya cruzado contigo. Graciasss!!!

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias Ana!! Me hace mucha ilusión =)

    ResponderEliminar