martes, 17 de junio de 2014

Excesos



Desde que leí que el tabaco mata ausencias,
que las convierte en presencias,
fumo todo el día
para ver si te siento parte de mi vida,
y no, no estás
todo lo que tengo es un vicio más.

Desde que leí que el alcohol de más me hacía vomitar
tomo todas las noches
para expulsarte de mí
y no, seguís aca (aunque no)
todo lo que tengo es un vicio más. 

Desde que leí que la marihuana hacía alucinar
fumo todas las noches
para dormir con vos
para hacerte el amor
y no estás, no estás
todo lo que tengo es un vicio más.

Desde que leí que los antidepresivos
pueden simular
la sonrisa que en mí provocás
tomo una caja a las dos de la mañana
para ver si así logro reemplazar
el huracán que en mi alma causás
y también para olvidar
esa maldita hora en la que me invitaste a pasar
pero no, y todo lo que tengo es un vicio más.

Y estos vicios con los que cargo
se suman a mis excesos
excesos de drogas
excesos de esperas
excesos de debilidades
excesos de maldades
y es que, mi amor, yo soy…
excesivamente anoréxica
excesivamente obesa
excesivamente estúpida
excesivamente crédula.

Y, sin embargo, el único exceso que me mata es el de tu ausencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario