viernes, 5 de julio de 2013

Aste Nagusia 2013 ¿Tongo?

Aste Nagusia 2013 ya tiene cartel y la mayoría de bilbaínos no lo sienten como ganador. El populacho apela en las redes sociales al reconocimiento de su voto por parte de los organizadores del concurso. "¿Para qué someten a votación el cartel si luego eligen el que ellos quieren?" clamaban hoy algunos en foros y otras plataformas, mientras otros no hacían más que repetir la palabra "tongo" en sus comentarios y respuestas. Al parecer el viernes pasado el cartel ganador era de los menos votados con un porcentaje bajísimo. ¿El jurado profesional habrá tenido algo qué ver? 

Lo cierto es que visual y estéticamente no es lo que se diga muy profesional. Este año la calidad de las propuestas presentadas ha descendido drásticamente. Aunque el diseño gráfico y las artes en general son campos u ámbitos desbordados por la subjetividad y las opiniones de quienes se dedican o no a ello, siempre hay una serie de premisas o conceptos objetivos que nos permiten calificar una obra artística como válida o no. ¿Los cumple esta?

A LOM lo que más le ha sorprendido del cartel ganador de 2013 es en primer lugar la falta de creatividad. Un concepto trillado en el que reconocemos a Marijaia con los brazos en alto; el año pasado fue al más puro estilo Marilyn, este es una marujilla pelo estropajo (con todo el cariño hacia las amas de casa). ¿Marijaia luciendo guantes de leopardo con un vestido de papel? Por favor... Es hora ya de estrujarse los sesos y aportar valor añadido a una idea que viene explotándose durante años con el mismo enfoque.

Otro elemento que nos atrevemos a calificar de chapucilla es el cartel que supuestamente se ve apoyado en el espejo. Un pegote mal apoyado, que no proyecta sombra alguna. Por no entrar en tipografías y proporciones...

El espejo, ¿qué me decís del espejo? Aparte de ser de la época de la "maricastaña", es un espejo de pared...¡flotante! Además, el brazo izquierdo no lo han incluido en el reflejo y el fondo, ese degradao' en tonos lilas, se olvida de la profundidad de campo para dar paso al más absoluto vacío creativo.

Ya después de haberos condicionado, sea para bien o para mal, os ofrecemos la oportunidad de descubrir al ganador, si aún no lo habéis visto, pinchando aquí. También os mostramos algunos de los carteles que se han quedado a las puertas, para nosotros más merecedores del premio de 3.000 euros y de la candidatura a representante de Aste Nagusia.

Nosotros, siempre queriendo lanzaros alguna que otra reflexión, nos preguntamos si las diferentes disciplinas de las artes en general han de ser sometidas reiteradamente a votación popular y concurso. En ciertas ocasiones, puede que no en esta pero si en otras, hay que dejar a los profesionales que hagan su trabajo, de la misma manera que la familia de un paciente no le dice a su cirujano por donde ha de clavar el bisturí. 

Estas iniciativas que abren las puertas a cualquiera a presentar su trabajo puede suponer una oportunidad para algunos, pero también puede devaluar una profesión y concluir con resultados tan nefastos y devastadores como este, que hasta a cualquiera puede escapársele  un "aaaaarrrghhhh" sin quererlo ni verlo.





1 comentario:

  1. Gran post y bien argumentado!!! y no te falta razon la otra mirilla, los que han quedado a las puertas son mas merecedores del premio!! ;)

    ResponderEliminar