martes, 22 de mayo de 2012

El opio del pueblo


Cuántas veces se ha hablado de la religión como el opio del pueblo... Puede que sea  ese el principal motivo por el cual la religión del siglo XXI sigue siendo el mayor narcotizante jamás visto... El fútbol. Lo peor, sin embargo, es que hay quienes saben hacer un interesado y buen uso de este tipo de "sustancias" para desviar nuestra atención por otros derroteros.  Y aunque no debiera, conseguir que la afición, bajo el apasionado sentimiento de entusiasmo, se deje idiotizar, no es tarea difícil.

Por eso no puedo evitar cabrearme cuando, en días como hoy, lees, escuchas y ves las sandeces sobre las que se hablan y que fácilmente se convierten en trending topic. Porque hoy no hay mayor "esperanza" que la de ignorar a la presidenta de la Comunidad de Madrid y decirle que ya estamos hartos de sus drogas de medio pelo. 

Y sí. Me incluyo en esa parte de la sociedad que se vuelve afición cuando la juerga le acompaña. De esas personas que no va todos los domingos a ver a su equipo a la Catedral, ni que paga un pastizal por unas entradas en la "cochimbamba". Sí, soy afición de pega, pero afición al fin y al cabo. Por eso cuando piden respeto por el himno, la bandera o el Rey en una competición de índole nacional, bajo el título Copa del Rey,  repito Copa del Rey, no me sorprendo, no me cabreo y no me indigno.

Se me hincha la vena, en cambio, cuando ocurriendo cosas más importantes que la próxima, repito: Copa del Rey, es lo único de lo que se habla. Y no puedo evitar sorprenderme cuando oigo a la gente que pide el día libre para poder bajar a Madrid a ver el partido, pero no veo a nadie que ponga el mismo interés en asistir a la convocatoria de manifestación contra la reforma laboral.

Esos días, no menos importantes, la afición agacha la cabeza tras sus ordenadores y se afana en que llegue pronto el domingo para poder  ir a ver a su equipo. Desean que llegue ese día para meterse un "chute" de esos que los políticos, muy de vez en cuando, nos dan para que desviemos la atención de las cosas que no les convienen. Porque no hay mayor síntoma de enfermedad que el hecho de que sean las palabras de hoy de Esperanza Aguirre y no las de otros días, las que nos indignen. Pregúntense qué encubre y no qué pasará el viernes.

Ver noticia.

2 comentarios:

  1. Que razón llevas, aquí en España mientras nos den fútbol y toros y bodrios como gran hermano, ya estamos calladitos, si le pusiéramos el mismo énfasis cuando hay alguna injusticia, tal como que salgan a la calle esos desechos humanos que en su día violaron y mataron a inocentes niñas, o que banqueros estafadores se vayan de rositas y además les inyectemos dinero para salvar su culo, cuando otros han perdido todo en la vida, no se, dame fútbol y toros y se me pasarán las penas, es penoso ver como un pueblo como es España se nos engañe siempre y siempre piquemos, en fin yo tambien me cabreo bastante.
    Menos mal que todavía existen blogs en los que te puedas despachar a gusto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Patri, no te haces una idea de lo que me alegro de leerte... Ayer, cuando veía las noticias pensé exactamente lo mismo. En vez de hablar del masivo seguimiento de las protestas ante los recortes de Educación (emocionante por cierto ver tanta gente), y de preguntar a los políticos y ciudadanos de a pie por dicha protesta, se les preguntaba a cerca de un comentario que estoy convencida se hizo a propósito para desviar la atención de las protestas, del fraude Bankia, etc. y tristemente veo que funciona... He de decir también, que cada vez veo más gente que empieza a estar "indignada" y que se están sumando a los indignados que ya estamos. Esa gente que antes me "pedía explicaciones" al proclamarme indignada se quiere unir, y estoy encantada de que lo haga. Así que hoy quiero pensar que no todo está perdido, que aunque no somos muchos, cada vez somos más, y que aún sabiendo que a algunos les cuesta despertar más que a otros, el sonido del despertador está resultando tan molesto y continúo que cada vez son menos los que lo apagan y tratan de seguir durmiendo hasta que 5min después vuelva a sonar…

    ResponderEliminar