viernes, 13 de abril de 2012

Una sala de juegos de cartón

Cainey Monroy sería un niño común y corriente de Estados Unidos, si no fuera porque tuvo una idea y supo ponerla en marcha. Crear, en un verano y en el garaje de su casa, una sala de juegos de cartón y con juguetes de su propiedad.

Fue, no obstante, gracias a su amigo Nirval Mullick y su afición a la videocámara lo que le dio el salto a la fama. Así produjeron un cortometraje sobre el montaje de la sala de juegos. Todo un éxito que le ha llevado a ganar más de 30,000 dolares, que dice ahorrará para sus estudios en un futuro.

La sala de Cainey está abierta desde las 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde y tiene un costo de 1 dólar para tener acceso a todos los juegos.


1 comentario:

  1. Es increible la iniciativa que ha tenido este chaval!!! como estudie empresariales se forra!!

    ResponderEliminar