lunes, 20 de febrero de 2012

The Miniature Earth

Hace ya algún tiempo que recibí el vídeo que aparece en el siguiente post a éste. Se titula Social Media Revolution. Lo cierto es que me gustó, tengo que reconocerlo. Sin embargo, he intentado publicarlo varias veces y nunca terminaba de hacerlo, hasta hoy, porque no sabía exactamente cuál era mi postura al respecto. Sólo tenía clara una cosa: ya no importa el qué digamos, ni siquiera cómo lo digamos, mientras sea publicado el máximo número de veces posible y usando todos los medios que tenemos a nuestro alcance. Yo no quiero hablar por hablar, así que he decidido callar y simplemente publicarlo. Hasta que una amiga me ha mostrado el proyecto TheMiniatureEarth, que reduce el mundo a una aldea de 100 personas y nos muestra a través de estadísticas que nuestro mundo es mucho más pequeño que el que hay ahí fuera. No somos una muestra representativa, no tomemos la parte por el todo.

2 comentarios:

  1. Somos unos privilegiados, y no nos damos cuenta. Que pensaran las personas que sobreviven con uno o dos euros al dia que a nosotros nos parezca una tragedia quedarnos sin movil o internet?? es muy injusto!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Patri, ojala todo el mundo “hablase por hablar” como lo haces tú ;) Cada vez me cuesta más ver imágenes como éstas, pasar al lado de alguien que está pidiendo, saber que mucha gente sufre, llora, está sola, tiene hambre, mientras yo lo tengo todo; tuve esta misma sensación al ver las fotos de "Los sin techo y Lee Jeffries"...y no sé muy bien que debo (quiero) hacer, trato de hacer “mi pequeño mundo” mejor, de no quejarme, de mostrar mi gratitud, pero hay tanto mundo que no sé donde está mi lugar, o sí, pero no soy lo suficientemente valiente... En estos casos me acuerdo de una canción preciosa que canta Ana Belén (me recuerda muchísimo a mi madre ;) ) y confío.

    Sólo le pido a Dios
    que la guerra no me sea indiferente,
    es un monstruo grande y pisa fuerte
    toda la pobre inocencia de la gente.

    Sólo le pido a Dios
    que el dolor no me sea indiferente
    que la resaca muerte no me encuentre
    vacía y sola sin haber hecho lo suficiente.

    Sólo le pido a Dios
    que lo injusto no me sea indiferente
    que no me abofetee la otra mejilla
    después de que una garra me arañó esta suerte.

    Sólo le pido a Dios
    que lo injusto no me sea indiferente
    si un traidor puede más que unos cuantos
    que esos cuantos no lo olviden fácilmente.

    Sólo le pido a Dios
    que el futuro no me sea indiferente
    desahuciado está el que tiene que marcharse
    a vivir una cultura diferente.

    ResponderEliminar