lunes, 6 de febrero de 2012

David Choe


David Choe, de ascendencia coreana, no es un grafitero cualquiera. Creció en un barrio oriental de Los Ángeles fascinado por los superhéroes del momento, como muchos chavales de su edad. Durante su adolescencia se vio involucrado en numerosos delitos, llegó incluso a pasar por la cárcel. Sin embargo, todo cambió cuando con 21 años volvió a Los Ángeles y se apuntó a la Escuela de Arte de California, donde comenzó a dar rienda suelta a su vocación.

Hoy día, tiene 35 años y su valor asciende a 200 millones de dólares, no por su arte (que también vale) sino por su astucia. Hace siete años, Choe pintó las oficinas de Facebook. El por aquel entonces presidente de Facebook, Sean Parker, le ofreció dos alternativas como retribución por sus servicios: la primera, cobrar unos miles de dólares en efectivo, una opción que suponía dinero fresco como tentación para un joven artista que iba poco a poco saliendo adelante en la vida. David, no obstante, lo rechazó y escogió la segunda: recibir este dinero en acciones de la empresa.

FUENTE




1 comentario:

  1. Ese grafitero si que ha tenido "buen ojo", nunca mejor dicho...... :)

    ResponderEliminar