miércoles, 30 de noviembre de 2011

Siro López

Para la entrada número 200 de este año, hemos decidido publicar algunas de las obras de Siro López que más han gustado a esta mirilla. Además no podemos olvidar que nos hemos topado con este artista gracias a la contribución de una de nuestras más fieles fisgonas; y aunque su obra puede resultar excesivamente cruda, es su mirada crítica, realista y demandante la que nos ha empujado a dedicarle este post.






















Artista polifacético. Conjuga el mimo, el teatro, la pintura, el diseño, la fotografía y la contra-publicidad. Especializado en dinámicas comunicativas. Tiene itinerante una exposición de pintura sobre Derechos Humanos y ha actuado en diferentes países, en teatros, hospitales, campos de refugiados, cárceles, etc.

Tiene varios libros publicados sobre pintura, diseño y contrapublicidad:
Nos miran (Infancia, mujer y derechos Humanos)
Cuerpo y sangre, (Editorial Siglo XXI)
Cara y cruz (Editorial Siglo XXI)
Contenedor de Silencios (Edicionesl Khaf - Edelvives)

Podéis visitar su página web donde se encuestra mucho material de su obra artística.

Icona Pop







Ernst Haas

Ernst Haas (Viena, 1921 - Nueva York, 1986) fue un fotógrafo y artista plástico austríaco. Se le conoce como el fotógrafo del color y el movimiento.

























El apunte de hoy...

martes, 29 de noviembre de 2011

Nuevos chistes... Malos

¿Dónde cuelga su ropa Superman?

- En Super-chero.




Llega un hombre a una casa de citas y pregunta:

- ¿Cuánto cuesta una prostituta?

- Depende del tiempo.

- Bueno... supongamos que llueve...




Era un tío que tenia los pelos del culo tan largos que

se tiro un pedo y murió flagelado.




Qué le dice un pato a otro?
- Estamos empatados...



Dos amigas hablando por la calle:

- Oye, ¿solucionó el médico la impotencia de tu marido?

- Si, me dijo que le pusiera Taurina en la cena y que ya vería...

- ¿Y que tal?

- Pues hija, nada mas tomarse el primer plato, se levantó, tiró al suelo todo

lo que había en la mesa, me tumbó, y me echo el polvo del siglo.

- Eso es fantástico...

- Si... pero en mitad del restaurante.




- Tío, me he aprendido la guía telefónica...

- ¿De memoria?

- ¡No, si te parece razonándola!




Llega un tío a una comida de etiqueta con un protocolo muy estricto y en medio de la comida le asalta un dolor de estomago terrible, al ver que no puede más decide tirarse un pedo. Para disimular según se lo tira, tose, pero le sale un gargajo y le empieza a picar la garganta. Así que el tío estornuda, con tan mala suerte que le quedan dos velas, de unos cinco centímetros cada una, colgando de la nariz. El tío nerviosísimo por la situación decide sorberlas, pero le da tanto asco que va y vomita encima del plato.

Justo en ese momento se levanta el anfitrión y le dice:

- ¿Que, con las orejas no sabes hacer nada?




- Oiga, ¿usted folla?

- ¿Como? ¡No confunda!

Digo que si folla... me da igual con funda que sin funda.




Una mujer va al Ikea a comprar un armario. Para que le saliera más barato
lo compra desmontado, para montarlo ella en casa.
Llega a su casa, lo monta y le queda perfecto, pero en ese momento pasa
el metro (vive justo encima de la estación del Paseo de Gracia) y el armario
cae desmontado al suelo provocando un gran ruido.
Mosqueada, lo vuelve a montar, vuelve a pasar el metro y el armario se
cae a trozos de nuevo...
A la tercera, mosqueada, llama a Ikea, explica el problema y le dicen que
le envían un técnico.
Llega el técnico, monta el armario, queda de narices. Pasa el metro y
¡Brruuuuummmmm!, el armario se desmonta otra vez.
Finalmente le dice a la señora:
- Mire, lo monto otra vez, me meteré dentro y cuando pase el metro, desde
dentro, veré mejor por dónde cae.
Lo monta, se mete dentro y en aquel momento llega el marido de la mujer:
- Cariño, ¡qué armario tan bonito!
a, ve al instalador, y le dice:
- Y, usted , ¿qué hace aquí?
- Pues mire, le voy a decir que he venido a follarme a su mujer, porque si

le digo que estoy esperando el metro, no se lo va a creer...




Había una vez un hombre que tenia una loca pasión por las alubias blancas; las amaba, aún cuando siempre le producían situaciones embarazosas debido a estruendosas reacciones intestinales.

Un día conoció a una chica de la que se enamoró.

Cuando ya era una realidad que se casarían, el se dijo a sí mismo:

- Ella es tan dulce y tan gentil, que nunca aguantaría algo como esto.

Así que el tipo hizo el sacrificio supremo; y

abandonó para siempre las alubias blancas.

La pareja se casó y, algunos meses después, un día el tuvo un accidente de coche mientras iba de casa al trabajo y llamó a su esposa:

- Cariño, llegaré tarde; tendré que caminar muchos kilómetros hasta llegar a casa. De camino, se detuvo en una cafetería y no

pudo resistir la tentación... Pidió tres platazos de alubias blancas. Se pasó todo el camino a casa ventoseando cual motoretta tirando gases y al llegar a casa creyó estar lo suficientemente seguro de que había expulsado hasta el último gas intestinal.

Su esposa estaba muy contenta por su llegada y

agitada al verlo, exclamó:

- Mi amor, esta noche tengo una increíble sorpresa para cenar... Para su sorpresa, ella le vendó los ojos en la entrada de la casa y lo acompañó hasta la silla del comedor, donde lo sentó.

Justo cuando ella le iba a quitar la venda de la cara, sonó el teléfono.

Ella dijo:

No te quites el vendaje de la cara hasta que

vuelva de hablar por teléfono, por favor, cariño.Tomando en cuenta la oportunidad de su inasistencia, y sintiendo inesperadamente una

repentina e inaguantable presión intestinal, apoyó todo su peso sobre una de sus piernas y dejó escapar un pedo. No fue lo suficientemente ruidoso, pero tan oloroso que sólo lo soportaría el autor del mismo. Sacó del bolsillo un pañuelo y empezó a moverlo vigorosamente para ventilar la habitación. Todo volvió a la normalidad pero de pronto sintió ganas de tirarse otro, por lo que

volvió a apoyar el peso de su cuerpo sobre una

pierna y lo dejó escapar.

A diferencia del anterior, este podía ser el ganador de un gran premio.

Desesperadamente, movió el pañuelo para mover el aire y ventilar más. Con un oído atento a la conversación telefónica, le vinieron ganas de tirarse uno más, y se lo tiró. La cosa se puso difícil.

Siguió desesperadamente, y con los ojos vendados, moviendo el pañuelo para hacer un poco de aire.

Hasta que oyó que su esposa colgaba el teléfono, lo que indicaba el fin de su libertad.

Colocó su pañuelo en su pierna y cruzó las manos encima, con una sonrisa de oreja a oreja, lo que sin duda alguna es la mejor imagen de una persona inocente.

Disculpándose por haber estado tanto tiempo al teléfono, su esposa le preguntó si se había movido el vendaje y había visto algo.

Él le aseguró que no había visto nada y ella quita la venda de sus ojos y allí estaba la sorpresa:

.....

¡¡¡DOCE INVITADOS A CENAR, SENTADOS ALREDEDOR DE LA MESA PARA SU FIESTA DE CUMPLEAÑOS SORPRESA!!!




Me he comprado cien palomas.
- ¿Mensajeras?
- No, no te exagero nada.


En la oficina:
-¡Señor Gutiérrez!, ¿No sabe que está prohibido beber durante el trabajo?
- No se preocupe, ¡No estoy trabajando!




Cual es la maquina de hacer Antonios?
-Antonio Machin




...Pues para fortuna, la que hizo John Ford con los coches.
- ¡Que va! ¡Más pelas ha hecho su hermano Roque con los quesos.



Pues no veas Albert Einstein era muy listo pero también feo de
cojones.
- Para feo, feo su hermano Frank.



En una farmacia de Londres:
-¿hay ampoyas?
-Good morning Mr.Pollas.



Pasa un coche a 180 km/h y dice un poli a otro:
- ¿Ese no es al que le kitamos el carnet?
- Sí es ese, vamos a por él.!!
Paran al tío del coche y le preguntan
- ¿y el carnet?
Contesta: - No jodan que me lan perdio.



Era una vez un tipo tan tacaño, pero tan tacaño, que se tomó una foto del
cuello para abajo para que no le saliera cara.



Que le dice la coca-cola al bollicao

-¿Quieres coca?

-No gracias, voy de chocolate hasta el culo.




-Te vendo un coche

-¿Y para que quiero un coche vendado?




- ¿Qué le pregunta un ciego a un cojo?

- ¿Qué tal andas?

- Ya ves




-En lo que llevamos de año, he follado el triple que todo el año

pasado...

- ¡Anda yaaa...!

- Te lo juro: El año pasado, no follé nada. Y éste año... ¡¡Nada,

de nada, de nada!!




En una oficina:

- ¿Su nombre?

- Pepepedro pepeperez.

- ¿Es usted tartamudo?

- No, mi padre si, y el de el registro un imbécil.




- Estás gorda, eh

- Sí, como una tapia




- ¿Qué pasa, qué tu eres de la Real Academia de la Lengua?

- No, pero como si lo sériese.




- ¿Sabes cuál es la sal que más mal huele?

- "La sal pargatas"




Walde Huth

Hoy la fotógrafa de la que hablaremos es Walde Huth, de procedencia alemana y con una acusada inclinación hacia las artes en general. Destaca por su preferencia por situar los modelos al aire libre y por jugar con los elementos de la arquitectura, cuyas líneas y contrastes le sirven para crear magníficas composiciones.

Huth llegó a rechazar un contrato con la revista Vogue y en 1955 junto con su marido abrieron en Colonia un estudio dedicado a la fotografía de moda, publicidad, arquitectura y mobiliario, estudio que continua abierto en la actualidad.