martes, 13 de diciembre de 2011

Play


Pese a la esclavitud sentimental y la dolorosa impotencia de no poder cambiar ciertas cosas, hay momentos en lo que uno puede sentirse más vivo que nunca. Son precisamente estos detalles los que nos aprietan la tecla play. Y lo cierto es que si nos viéramos así, como un radiocassette, a la mayoría (supongo) no nos importaría estar constantemente sonando. Puede que sea por eso por lo que todos necesitamos a alguien que nos recargue constantemente las pilas. El problema es que ese alguien no ha de ser necesariamente siempre el mismo...

2 comentarios:

  1. Bonita reflexión. Que no sea siempre la misma persona no es un problema, es una gran suerte ;) hay muchísima gente maravillosa, haber conocido a una parte no debiera quitarnos las ganas de querer conocer más; no me canso de conocer gente especial, sorprendente, brillante, ejemplos de superación, de amor, de ternura... Esa gente inquieta que ha sido capaz de cambiar, de arriesgarse, para conseguir vivir como quiere de verdad. Gente valiente a la que admiro profundamente. Yo quiero estar siempre ON, incluso en días en los que me cueste, como el de hoy… lo bueno es que sigo sonando ;)

    ResponderEliminar
  2. También está esa gente que no puede recargarte las pilas, pero tiene un boli bic con el que rebobinar tu cinta de cassette, para darte la oportunidad de volverla a escuchar...

    ResponderEliminar