Una mujer de nacionalidad británica se precipitó por el descansillo del hotel de Adeje, en la isla de Tenerife donde se alojaba mientras practicaba sexo con su pareja. La turista A. M. A. M de 49 años estaba practicando sexo en una de la barandilla del complejo cuando, provocado por el frenesí, se resbaló y cayó al vacío.

La víctima salvó la vida al quedar enganchada por el tobillo entre dos barrotes de la barandilla. La mujer permaneció colgada a pocos palmos del suelo hasta que llegaron los equipos de rescate.

A la llamada de 112 acudió una patrulla de la Policía Local y Cuerpo Nacional de Policía, una ambulancia y un coche de bomberos. Estos últimos abrieron los barrotes que aprisionaba el tobillo de la víctima, razón por la que sufrió una fractura de tobillo.

Una avería en la sirena de la ambulancia obligó a que la policía tuviera que abrir paso hasta el hospital.

FUENTE: estrelladigital.es