miércoles, 23 de noviembre de 2011

Nunca es tarde

A todos aquellos que en el 20N no votaron a ninguno de los partidos que obtuvieron representación política y a todos los que creen que debería reformarse la ley electoral: ¡El cambio es posible!


En esta etapa post elecciones, en la que se reflexiona más que en la "pre" (manda narices, pero somos así) uno puede encontrarse con varios estados de ánimo: enfado, alegría, o el peor... indiferencia. A los que no os da igual si nuestro presidente es Rajoy, Rubalcaba o Belen Estebán os aconsejo fortaleza y persistencia para superar ese momento en el que te cuestionas todos los motivos por los que votaste, o no. Porque como dice una gran activista que conozco: "No me preocupa la perversidad de los malvados, si no la indiferencia de los buenos".

Y es en este punto cuando entra en debate, o debería, el poder que tienen las mayorías sobre las minorías o al revés. Está claro que luchar contracorriente no es agua fácil, pero es en ese momento cuando conviene empaparse de la teoría de las representaciones sociales (explica los mecanismos por los cuales una minoría puede influir sobre las mayorías) de Serge Moscovici, investigador francés de la psicología social.

Moscovici sostenía que una minoría puede influir sobre una mayoría cuando la idea manifestada, mantiene convicción y compromiso de forma constante. Porque la consistencia da notoriedad, y muestra que las ideas que se defienden son dignas de ser defendidas. Además, cuando la minoría es capaz de provocar tensión y conflicto, rompe la uniformidad en los juicios de la mayoría. Es la confrontación de la minoría en defensa y difusión de sus creencias la que puede acabar cambiando las opiniones e informaciones de la mayoría. Pero Serge Moscovici va más allá: el cambio puede ser verdaderamente profundo, pues en la discusión se interioriza más el conflicto y su solución.

Así que si te sientes minoría, decepcionada, pero diferente, piensa cómo tu comportamiento puede generar cambios reales, y los más importante, cambios positivos. Porque un país no se reduce a izquierda o derecha, porque todos tenemos derecho a ser representados, porque nunca es tarde y todos los votos deberían valer lo mismo, ¡luchemos por cambiar la ley electoral!

FIRMA AQUÍ

2 comentarios:

  1. Firmado!! gracias por removernos la conciencia y hacer que los que estamos en la mas absoluta ignorancia podamos colaborar tambien!! :)

    ResponderEliminar
  2. Necesitaba leerlo, gracias Patri!!!!es la parte positiva de todo "esto" que trataba de encontrar y no encontraba!!!!!!Nunca es tarde!!! GRACIAS ;) firmado y difundido!!!!! ;)

    ResponderEliminar