viernes, 25 de noviembre de 2011

Groupon casi acabó con mi tienda de magdalenas


Rachel Brown hace cupcakes, que es lo como ahora se llama lo que toda la vida se han llamado magdalenas. Un día decidió que quizá sería una buena idea dar un poco más de visibilidad a su negocio ofreciendo unos cupones de descuento de Groupon. Pues bien, no fue una buena idea.

La fiebre por los cupones, no los de la ONCE sino los de descuento, disfruta de su mejor momento en toda la historia. Algo que hace tres décadas se hacía con aquellas libretas en las que venían suculentos vales de diez pesetas a descontar en caja cuando comprabas suavizante Mimosín, ahora se han transmutado en cupones virtuales para todo tipo de productos y servicios.

Yo mismo, no hay día que no lave el coche un par de veces por dentro y por fuera, que me haga community manager, que me aplique un alisado japonés en el cabello, o que haga un circuito de talasoterapia con masaje tailandés incluido. Pero no todo podía ser tan atractivo.

Como contábamos, Rachel Brown, gerente de Need a Cake, una panadería de Reino Unido, pensó que sería una buena idea que los nohabituales conociesen su negocio y probasen los cupcakes que con tanto cariño preparaba cada día. Lo único que tendría que hacer es aumentar un poco las cien docenas que hacía cada mes.

Los cupones ofrecían una docena de cupcakes, con un precio habitual de 24 libras, por sólo 6. Alrededor de un 70% de descuento para quien quisiera pasar a hacer una visita a Rachel. Todo parecía un plan perfecto hasta que llegó el final del día y, con él, el resultado de las ventas. 8.500 docenas de magdalenas vendidas. 102.000 magdalenas.

Brown tuvo que externalizar la producción para poder cumplir con los pedidos y gastó para ello unas 12.500 libras. El resultado fue, según la propia Brown, “su peor decisión en los negocios” y dilapidó los beneficios de todo el año. Queda por comprobar si lo que, en principio, parece una decisión catastrófica se convierte en una buena inversión publicitaria.

Fuentes: Global Post y Yorokobu

1 comentario:

  1. Conozco algún caso parecido, ya que soy consumidora habitual de cupones descuento y preguntona por naturaleza ;) y me intereso por la parte ofertante (la demandante la conozco bien ;) ). Mi conclusión es que estas alternativas son una publicidad estupenda para las empresas ofertantes (compra su público objetivo), siempre que el precio que pongas no sea demasiado jugoso (como en el caso de Rachel Brown), se limite el número de cupones a comprar, y se trate de fidelizar al consumidor a posteriori. Si no se cálcula esto bien, sólo gana groupon, groupalia, colectiva, letsbonus, grupealo, offerum, etc.

    Por cierto, magdalenas...mmmmmmmmmmmmmmmmm ;)

    ResponderEliminar