miércoles, 17 de agosto de 2011

Hasta los cajones...


En los últimos días me he sentido un poco... Bruja. Antes, a las brujas se las quemaba en la hoguera. Ahora, al parecer, se las envía mensajes, vía Facebook, tachándolas de anticlericales. Y es que la polémica que gira en torno a las Jornadas Mundiales de la Juventud, y que tendrán lugar este fin de semana, me ha empujado a formar parte de uno de esos cajones que la gente tiene en su cabeza y en los que se empeñan en meter a todos sus amigos, familiares y conocidos. A mi me han puesto en el de los anticlericales, bebe litronas y lanza petardos desde que el viernes recibiera un mensaje que decía así:

"Distinguida orden anticlerical: Aquí os dejo lo que vuestra odiada Iglesia Católica hace sólo en España. A ello hay que unir el resto del mundo, por no hablar de los misioneros que están en todas las regiones del planeta arriesgando su vida por demás, mientras otros se hartan de litronas y petardos, criticando a los curas y a la Iglesia: (...)"

Lo curioso es que de ponerme una etiqueta... ¡Me pongo la de creyente! Pero de ahí a participar en unas jornadas con las que no comulgo... Pues lo siento, pero no. Y que manía tiene la gente, de convencerte con que lo suyo es lo mejor, lo correcto y si no... ¡A la hoguera! Es como votar a un partido político. Es imposible estar del todo de acuerdo con una ideología; de ser así, caes en un fanático error, comunmente conocido y rechazado por la mayoría, que se hace llamar radicalismo.

Sin embargo, he protagonizado fanáticos muros repletos de propaganda en las redes sociales. Clamaban así:
"La JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD (JMJ) costará 50 millones de euros que serán costeados en un 70 % por los participantes y en un 30 % por empresas patrocinadoras. A cambio, el evento dejará 100 millones de euros en beneficios en España. El Estado ingresará más de 25 millones de euros en concepto de IVA gracias a la JMJ. ¿Cuánto ingresa el Estado por los indignados?"
"Pega esto aquí si quieres que el estado subvencione el año que viene una visita de George Lucas y las jornadas mundiales de los jedi."

Este último, a título personal y al margen de este caso en particular, me encantó. Pero la idea de comercializar con un evento que no debería traducirse única y exclusivamente en términos económicos, sino también espirituales y morales, consiguió hincharme la vena. ¿De qué tienen miedo?

Hoy, con gran tristeza, he visto en El Mundo que la marcha laica que tuvo lugar ayer en Madrid se había convertido en una marcha anti-papa en la que agredieron a varios peregrinos. Al parecer, no sólo se queman brujas en la hoguera en pleno siglo XXI, también se persigue al cristianismo. Pero la cosa se complica cuando empezamos a hablar de bandos y El Mundo mete a los agresores en el cajón de los indignados.

Y entonces, ¿es posible conocer a alguien religioso que sea también indignado? Sí, de hecho, esas personas existen. Entonces, ¿que patología existe en este país que se reduce a querer encajonarlo todo para poder definir quienes son o no tus "amigos"? ¿Qué obsesión persiste ante la necesidad de juzgarlo o evaluarlo todo? ¿De tachar como raro aquello que no te atrae, con lo que no te identificas? ¿De rechazar a una comunidad que no es la tuya, sea indignada, creyente, ambas o ninguna?

Francamente, no entiendo en que punto perdimos la sensatez para dar paso a la más persistente de las ignorancias. Más allá de la Democracia o la Iglesia como antiquísima institución, están las personas que se cuidan y respetan independientemente de lo que piensan.


3 comentarios:

  1. Yo soy Peregrina, Yo soy Indignada. Quiero pensar que ambas partes son tolerantes, yo lo soy y formo parte de ellas. Me entristece leer la noticia, y percibir que te has sentido encajonada Patri… como en todos sitios y colectivos, hay gente de todo tipo y no se puede considerar la parte por el todo, ni en el caso de Indignados, ni en el caso de Peregrinos, que como he indicado, en mi caso, van de la mano.

    Yo he sufrido, y supongo que sigo sufriendo “ataques” por el hecho de ser cristiana, joven y cristiana convencida, muchas veces parece que tengo que “defenderme y justificarme” por ello, cansa y duele… no estamos de moda, lo sé, pero nadie dijo que fuera fácil ;) Lo que se escucha por parte de “grandes cargos” de la Iglesia, no gusta, indigna, a mí la primera… Reconozco que hay muchas cosas que están mal (que yo trato de cambiar desde dentro ;) ), pero también hay muchas muchas muchísimas muchisisisisisimas buenas que no siempre se saben apreciar, bien porque no se quiere (Que la niebla no te impida ver el monte ;) ), bien porque no sabemos mostrarlo,… (necesitamos una buena periodista-publicista!!!! ;) ).

    Bromas a parte, en cualquier caso, mis amigos no me meten en cajones, ni yo les meto a ellos, si lo hiciéramos nos perderíamos la esencia, lo mejor de nosotros mismos ;) Mis amigos son buenas personas, alegres, sonrientes, tolerantes, comprometidas, cariñosas, apasionadas, trabajadoras, llenas de amor, críticas constructivas que invitan a reflexionar…y que sobre todo, me quieren mucho. Te quiero Patri!!! ;)

    Y tras este rollo, acabo con un buen chiste malo ;) “Disimula…y mula dijo sí” ;)

    ResponderEliminar
  2. Qué grande eres!!! Me ha encantado tu comentario Aitzi!!! Te animo a que sigas siendo una peregrina indignada que defiende sus valores sin dejar de respetar a los de los demás. Eres un buen ejemplo y sólo por eso espero que la gente lea tu comentario y sepa reconocer una buena joven cristiana y además indignada. ;-)

    ResponderEliminar
  3. El problema de todas estas cosas siempre es el mismo... que acaban salpicándonos aunque nos pongamos el chubasquero.

    Pero lo que me jode es cuando quieren hacerme ver que, ese molesto salpicón que acaba de mancharme, es cojonudo, luce muy bien y es positivo para mí.

    Opto por morderme la lengua y seguir con mi ojo pegado a tu entretenida mirilla.

    ResponderEliminar