martes, 21 de junio de 2011

Tiempo muerto




















Qué efímero resulta el tiempo cuando una canción, un perfume... Son capaces de evocar un punto de inflexión del pasado en un misero instante. Removiéndose cielo y tierra en tu estómago pareces teletransportarte en cuestión de segundos. El presente desaparece entre recuerdos que ahora parecen serlo todo. Y quieres mirar el reloj para saber cuanto queda, pero el tiempo no existe. Sumergido en infinidad de pensamientos simuntáneos eres capaz de volver a vivir el más doloroso de los tormentos, la más alegre de las vivencias y el que creías el más olvidado de los recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario