miércoles, 18 de mayo de 2011

Borracho, pero seguro.

Hoy nos ha llegado un mail "calentito" pidiendo que hiciésemos un post de la siguiente noticia publicada en El Correo. Allá va:

Preservativos para borrachos

Escrito por: Lurdes Lavado y Mertxe Gil

17 May 2011

Aunque parezca una broma no lo es. Estos preservativos para borrachos existen. Suena a chiste. La noticia la escuchamos en la radio y por lo curiosa, extraña o no sabemos muy bien cómo denominarla que es, os la contamos.

De primeras te viene a la cabeza que cuando una persona está borracha, el control en general, deja mucho que desear. Y ya si nos metemos en materia sexual pues la cosa se complica. Nos volvemos bastante torpes. Vamos a decir que la excitación está muy presente, nos desinhibimos, nos aceleramos,... en el hombre si la erección responde vamos bien, y ya si metidos en harina, te tienes que poner un condón, pues aquí la historia parece que puede empezar a complicarse.

Hay que abrir el envoltorio, tarea a veces ardua, ya que como hay que evitar que se rompa, sacarlo, colocarlo en su sitio y empezar a desenrollarlo. Esto con unas copitas de más, en fin,… Pues bien, en este punto es donde comienza el inicio de esta noticia.

Un arquitecto llamado Thompson, estaba un día cualquiera, con unas cuantas copas de más intentando ponerse un preservativo y le fue muy complicado. Como él mismo dijo: “Quise ponerme el preservativo pero no veía nada. Traté de abrir un poco la ventana para aprovechar la luz de la calle pero no se veía bien. No sé si era por el alcohol que tomé o por la falta de luz. Fue entonces cuando empecé a darle vueltas a la idea”.

A partir de entonces, como buen arquitecto, empezó a idear qué podía hacer para facilitar esta tarea. Tras pensar en ello, y dice que gracias a sus conocimientos de arquitectura, ha ideado unos condones que se diferencian de los tradicionales en que tienen dos tiras de plástico para, valga la redundancia, tirar de ellas y bajar la goma de manera más sencilla. Lo ha hecho con un látex especial traído de Malasia y los ha bautizado con el nombre de “Sensis condoms”.

Además Thompson le pone ganas al asunto y va por los bares haciendo demostraciones en vivo y en directo con un tubo opaco de madera azul ,para conocer la reacción de la gente en primera persona. Una buena forma de marketing.

1 comentario:

  1. Me parece una idea cojonuda!!! las mejores ideas se te ocurren siempre borracho!! XDD

    ResponderEliminar