martes, 1 de febrero de 2011

Ten fe

Dale al play y lee.



Hoy me ha podido la nostalgia. Me han podido las ganas de querer seguir haciendo que te sientas identificada. No he podido evitar sentirme reflejada porque yo también sé lo que es no querer salir de la cama. Sentir que las sábanas son tu mejor armadura y no tener ni la menor gana de enfrentarte al mundo. Dejar pegotes de rimmel en la almohada de tanto llorar y creer que aquello no se va a ir nunca. El dolor de cabeza, los ojos hinchados, la boca seca y el llanto cosido a tus labios. Sí, lo sé.

Entiendo tu rabia. El no querer escuchar más frases hechas, más topicazos. Harta de recibir una palmadita en la espalda acompañada de un "el tiempo lo cura todo". Qué le jodan al tiempo, que para ti no pasa desde que el miedo se apoderó de tu cuerpo. Todos los días te parecen iguales, un no querer avanzar. Miedo a quedarte sola, a no poder superar el puto vacío. No quieres que te digan que él se lo pierde, que ya vendrá otro, que no te merece... Tú quieres volver al punto de partida; a aquel momento en que bajo la fría noche te agarraba por la espalda, y sin ser muy consciente de lo que ocurría, pensabas que aquello duraría de por vida.

Siento no poder cambiarlo. No poder ayudar. No poder hacer nada por que te sientas mejor. Sólo puedo estar aquí, latente, presente. Y decirte que al menos durara un año. Que durante ese tiempo habrá una fase de dolor, rabia. Una fase de desfase y una de recuperación. Que pasarás de quererle a odiarle, y viceversa, en cuestión de segundos. Te enfadarás y le gritarás al olvido que llegue pronto. Te darás cuenta de que un amigo se encuentra al otro lado del teléfono, pero que no todo el mundo cumple con su palabra: estar ahí. No se lo reproches, al fin y al cabo, todo depende única y exclusivamente de ti.

Habrá momentos duros y menos duros. Verle sonriente, agarrándose fervientemente a una nueva vida en la que tú no tienes ni un misero hueco no es fácil. Como no lo es ver la soltura con la que la gente te escupe consejos. Resulta cómodo verlo desde fuera, pero aplicarse el cuento cuando se trata de tu historia no es precisamente coser y cantar. Así que me limitaré a susurrarte: TEN FE.

Ten fe en ti, en lo que vendrá y no en lo que pudo haber sido; no pienses en lo que pudiste hacer mal. Ya no importa. Mete todos los recuerdos en una caja y déjala en manos del abandono. Sí, millones de segundos, minutos, miles de horas y semanas, cientos de días y unos cuantos años pueden traducirse en un único recuerdo en el más grande de los cajones, tu cabeza. Pero será un pensamiento que formará parte de quien eres. No dejes que ese pensamiento destroce la ilusión de volver a pasar por lo mismo.

Así que... Ten fe en que la vida sólo te da aquello que eres capaz de superar. Yo te aseguro desde mi mirilla, que en el día a día pueden verse estimulantes grandezas que nos animan a seguir. Desde una niña corriendo detrás de un globo, a un señor que ojea en el metro el periódico del de al lado, pasando por una joven que un día se levanta repleta de fe deseando que el día siguiente sea algo mejor.


(Inspirado en todas aquellas mujeres que han compartido conmigo alguna de sus rupturas. Lorena, Olga, Patricia, Maider, Mónica, Nerea, Iratxe, Helena... A todas vosotras... Gracias.)

11 comentarios:

  1. Como siempre... IMPRESIONANTE!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado Patri...
    Demasiada empatía con todo lo que expresas.
    Enhorabuena por tu forma de escribir ;)

    ResponderEliminar
  3. Siempre encuentras la manera de llegar a la gente a través de tus palabras...Y eso, sólo puede ser una cosa: TALENTO! Te doy un 15 sobre 10...

    PD: Me ha conmovido...Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Como siempre....esa es mi Patricia!!!
    Te adorooooo pequeña!

    ResponderEliminar
  5. ya sabes que te quiero con locura y que hemos pasado por cosas peores y aqui estamos!!!de todo nos hemos levantado...bs

    la que parece tener un corazon de piedra pero en el fondo..una boba como todas ;)

    ResponderEliminar
  6. Siempre que puedo entro aqui y me emociono un poquito con todo lo que escribes... lo bueno y lo malo... pero hoy, definitivamente me has hecho verme reflejada en cada palabra... y me has animado a levantar un poquito mas la cabeza, a olvidar todos mis recuerdos en ese cajon y a sonreir con cada paso de mi niña...

    gracias patri por alegrar a tus chicas... y a mi que de vez en cuando te leo por aqui.

    un besazo!

    ResponderEliminar
  7. Joder, soy demasiado tontorrón para estas cosas... me pones la piel de gallina :"(

    Simplemente espectacular. Me quito el sombrero y cómo no... te animo a tener fe, claro que sí.

    ¡Quiero un libro tuyo!

    ResponderEliminar
  8. No hay mayor repelente para quitártelo de la cabeza y superarlo que saber que él no te quiere. Y no te quiere si se abraza a otra al poco tiempo de dejarlo contigo.

    ResponderEliminar
  9. Soy "semi-nueva" al leer tu blog, y de hecho lo estoy recorriendo de hoy hacia ayer ;) y me gusta todo, aunque quiero pedirte que puebliques más cosas que escribes tú, porque son las mejores del blog, creo que ya soy fan!!!! ;)

    No me he sentido así por una ruptura, pero sí por otros motivos, y desde el corazón puedo decir que los he revivido al leer tus palabras, y al hacerlo he sonreido porque he sido capaz de superarlo y de aprender de lo ocurrido. GRACIAS :) Yo sí soy de frases topicazo, creo en ellas, y aseguro que si las pones en práctica, funcionan! :) "No llores porque acabó, sonrie porque ocurrió", y sobre todo, "si quieres, puedes!", "SONRIE SIEMPRE", "si no vives para servir, no sirves para vivir", "la medida del amor, es amar sin medida" y "beti prest!" ;)

    ResponderEliminar
  10. eres una crack! me has emocionado, gracias
    xabi

    ResponderEliminar