viernes, 5 de noviembre de 2010

La gran paradoja del Estado de "Bienestar"

PARA LO QUE SIRVEN LOS IMPUESTOS de Antonio Noguera y publicado en el 20 Minutos el viernes 29 de octubre de 2010.

"Soy una de las víctimas de la crisis. Tengo 24 años, estoy parado, formado (hasta donde he podido invertir) y con un futuro cada vez más incierto. Sobrevivo pagando el alquiler gracias a las ayudas del Gobierno y comiendo con lo que me queda del subsidio del paro. Hace unos días fui atendido excelentemente por apendicitis en la sanidad pública. No tengo otros ingresos, así que doy gracias cada día por vivir en este Estado del bienestar que, aunque no sea perfecto, no me ha abandonado en momentos difíciles. Por eso me indigna que haya españoles que aún con los bolsillos rebosantes, intenten eludir el sistema fiscal de nuestro país. Es necesario recordar que cada uno de los servicios públicos que se nos ofrece de forma gratuita tiene un coste que sufragamos entre todos. Por esta razón, cuando pueda volver a cotizar y consumir, no voy a pensar en cómo mis impuestos se pierden en las arcas públicas. Voy a imaginar cómo se invierte ese dinero en las universidades y en esos jóvenes que intentan crecer en su momento más difícil."


La otra mirilla responde...

Me alegro enormemente por ti y por la tremenda suerte que estás teniendo pese a correr esos tiempos que TÚ has llamado difíciles. Yo sin embargo, tengo 25 años, dos carreras, un master y no encuentro un trabajo digno. No cobró ningún subsidio, ni ayuda monetaria de ningún tipo. En su día estuve cobrando una pensión que no me daba ni para comprar pipas. De no ser por mi familia (el mejor Gobierno que para mi existe), ahora seguiría sin un duro y lo que es aún peor, sin formación.

A mi, sin embargo, no sólo me indignan los españoles que aún con los bolsillos rebosantes, intentan eludir el sistema fiscal de nuestro país, no. Si no que me indignan aún más los que viven de esas ayudas teniendo la posibilidad de no hacerlo. Hace no muy poquito le oí a un hombre comentar que a él le salía más rentable vivir de las ayudas del Gobierno que ponerse a trabajar. También sé de un inmigrante rumano que por no saber castellano, y consecuentemente no encontrar empleo, recibe un subsidio, como TÚ (apunte: no lleva ni un año en el país). ¡Esos sí que son momentos difíciles!

La otra cara de la moneda, no obstante, muestra una realidad aún más cruda y amarga. ¿O caso te parece normal tener que costearse una silla de ruedas aún no teniendo suficiente dinero para hacerlo? ¡Pues ese caso existe! Sí, amigo sí... Así que... ¡cierto! Mejor no pienses en cómo el día de mañana tus impuestos se pierden en las arcas públicas, porque por el camino que vamos tendrás mucha gente a la que mantener, esperemos que entre esas personas se encuentren los más necesitados y no los más vagos. Y ya de paso, busca a un culpable mayor al que cargarle con ese Estado que tú llamas del bienestar y que yo prefiero calificarlo de desigualdad e injusticia.

4 comentarios:

  1. estoy totalmente de acuerdo, has dicho lo que mucha mucha gente piensa y no se atreve a decir, por no ser politicamente correcto!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo llevo ya muchos años hastiado con todo este "bienquedismo" y "borreguismo" que se ha implantado en la sociedad.

    Conmigo que no cuenten.

    100% de acuerdo en que como los aitas... NADA.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con lo de "Estado que tú llamas del bienestar y que yo prefiero calificarlo de desigualdad e injusticia"

    ResponderEliminar
  4. Lo de la silla de ruedas me parece raro. La Seguridad Social se hace cargo del 100% del costo de las sillas de ruedas, siempre que hayan sido prescritas por un medico. Yo soy de los que tambien dan gracias por vivir en un pais como España, porque si me tuviera que haber operado del corazon en USA, creo que estaria arruinado y ni siquiera hubiera podido terminar los estudios.

    ResponderEliminar