lunes, 19 de octubre de 2009

El reflejo de este mundo loco


Gira y gira sin parar. Rápido, muy rápido. De aquí para allá. Sin tiempo para pararse a pensar. Viendo, sin mirar. Oyendo, sin escuchar. Acariciando, sin tocar. El mundo de un plumazo. Porque como dijo Norbert Wiener: "Hemos modificado tan radicalmente nuestro entorno que ahora debemos modificarnos a nosotros mismos para poder existir dentro de él".


Praga (República Checa), 6 de agosto de 2007
FOTOGRAFÍA: Patricia Martínez

1 comentario:

  1. "Iba tan deprisa que no te vi pasar,
    tan deprisa que no veía nada,
    tan deprisa que me perdí el paisaje,
    la belleza que me redeaba.

    Iba tan deprisa que no me di ni cuenta,
    tan deprisa que la vida se escapaba,
    tan deprisa que el presente era pasado
    a cada paso que daba.

    Quería parar a disfrutar de los olores,
    del suave vaivén del juego de los amantes,
    quería parar y recrearme en la locura
    cuando dos cuerpos se juntan.

    Quería parar a disfrutar de los momentos,
    del suave vaivén de los peces en el agua.
    Quería parar,
    pero iba tan deprisa,
    que se me escapó la vida.

    Iba tan deprisa
    que no caí en la cuena
    que corría y corría
    y que no tenía prisa.
    Iba tan deprisa
    que no caí en la cuenta
    que corría y corría
    sin saber a donde iba."

    "Como peces en el agua". Jarabe de Palo.

    ResponderEliminar